Add New Feed
X
RSS URL    
Please insert a full address, for example: http://www.yourrsswebsite.com/rssfeed
FREE Passwords manager Click here
Want to be informed when this page is updated? Enter email here   Notify me       
X
Please note that content update alert service is much better then adding a page to favorites.

Once this page content is updated you'll receive an e-mail with a link to this page

Please enter email here
      
No thanks, continue to add to Favorites
Mi Sala Amarilla
Add To Favorite

204008


Esta colección de adivinanzas puede resultar muy útil  para que los niños identifiquen distintas partes del cuerpo humano.

.



 Huellas de la Infancia me acerca este artículo de Alicia Bayer, una mujer norteamericana que se interesa por los temas de infancia y educación...me pareció excelente y lo comparto:

"Hace poco, en un foro sobre la educación de los hijos, leí una entrada de una madre preocupada porque sus hijos, de cuatro años y año y medio, no sabían lo suficiente. "¿Qué debe saber un niño de cuatro años?", preguntaba.

Las respuestas que leí no solo me entristecieron sino que me irritaron. Una madre indicaba una lista de todas las cosas que sabía su hijo. Contar hasta 100, los planetas, escribir su nombre y apellido, y así sucesivamente. Otras presumían de que sus hijos sabían muchas más cosas, incluso los de tres años. Algunas incluían enlaces a páginas con listas de lo que debe saber un niño a cada edad. Solo unas pocas decían que cada niño se desarrolla a su propio ritmo y que no hay que preocuparse.

Me molestó mucho que la respuesta de esas mujeres a una madre angustiada fuera añadirle más preocupación, con listas de todo lo que sabían hacer sus hijos y los de ella no. Somos una cultura tan competitiva que hasta nuestros niños en edad preescolar se han convertido en trofeos de los que presumir. La infancia no debe ser una carrera.

Por todo ello, he decidido proponer mi lista de lo que debe saber un niño (o una niña) de cuatro años:

1.Debe saber que lo quieren por completo, incondicionalmente y en todo momento.

2.Debe saber que está a salvo y además cómo mantenerse a salvo en lugares públicos, con otra gente y en distintas situaciones. Debe saber que tiene que fiarse de su instinto cuando conozca a alguien y que nunca tiene que hacer algo que no le parezca apropiado, se lo pida quien se lo pida. Debe conocer sus derechos y que su familia siempre lo va a apoyar.

3.Debe saber reír y utilizar su imaginación. Debe saber que nunca pasa nada por pintar el cielo de color naranja o dibujar gatos con seis patas.

4.Debe saber lo que le gusta y tener la seguridad de que se le va a dejar dedicarse a ello. Si no le apetece nada aprender los números, sus padres tienen que darse cuenta de que ya los aprenderá, casi sin querer, y dejar que en cambio se dedique a las naves espaciales, los dinosaurios, a dibujar o a jugar en el barro.

5.Debe saber que el mundo es mágico y él también. Debe saber que es fantástico, listo, creativo, compasivo y maravilloso. Debe saber que pasar el día al aire libre haciendo collares de flores, pasteles de barro y casitas de cuentos de hadas es tan importante como aprender los números. Mejor dicho, mucho más.

Pero más importante es lo que deben saber los padres:

1.Que cada niño aprende a andar, hablar, leer y hacer cálculos a su propio ritmo, y que eso no influye en absoluto en cómo de bien ande, hable, lea o haga cálculos después.

2.Que el factor que más influye en el buen rendimiento académico y las buenas notas en el futuro no son los manuales, ni las guarderías elegantes, ni los juguetes caros, sino que mamá o papá dediquen un rato cada día o cada noche (o ambos) a compartir momentos de juego, lectura, dibujos y risas con sus hijos.

3.Que ser el niño más listo o más estudioso de la clase nunca ha significado ser el más feliz. Estamos tan obsesionados por tratar de dar a nuestros hijos todas las "ventajas" que lo que les estamos dando son unas vidas tan pluriempleadas y llenas de tensión como las nuestras. Una de las mejores cosas que podemos ofrecer a nuestros hijos es una niñez sencilla y despreocupada.

4.Que nuestros niños merecen vivir rodeados de libros, naturaleza, utensilios artísticos y, lo más importante, libertad para explorarlos. La mayoría de nosotros podríamos deshacernos del 90% de los juguetes de nuestros hijos y no los echarían de menos, pero algunos son importantes: juguetes creativos como los LEGO y los de encastre, una buena cantidad de témperas y plastilinas, los instrumentos musicales, los disfraces, y libros y más libros. Necesitan libertad para explorar con estas y otras cosas, amasar pan y ponerlo todo perdido, usar pintura, plastilina y purpurina en la mesa de la cocina mientras hacemos la cena aunque lo salpiquen todo, tener un rincón en el jardín en que puedan arrancar la hierba y hacer un cajón de barro.

5.Que nuestros hijos necesitan tenernos más. Hemos aprendido tan bien eso de que necesitamos cuidar de nosotros mismos que algunos lo usamos como excusa para que otros cuiden de nuestros hijos. Claro que todos necesitamos tiempo para un baño tranquilo, ver a los amigos, un rato para despejar la cabeza y, de vez en cuando, algo de vida aparte de los hijos. Pero vivimos en una época en la que las revistas para padres recomiendan que tratemos de dedicar 10 minutos diarios a cada hijo y prever un sábado al mes dedicado a la familia. ¡Qué horror! Nuestros hijos necesitan la Nintendo, los ordenadores, las actividades extraescolares, las clases de ballet, fútbol e inglés mucho menos de lo que nos necesitan a NOSOTROS. Necesitan a unos padres que se sienten a escuchar su relato de lo que han hecho durante el día, unas madres que se sienten a hacer manualidades con ellos, padres y madres que les lean cuentos y hagan tonterías con ellos. Necesitan que demos paseos con ellos en las noches de primavera sin importarnos que el pequeñajo vaya a 150 metros por hora. Tienen derecho a ayudarnos a hacer la cena aunque tardemos el doble y trabajemos el doble. Tienen derecho a saber que para nosotros son una prioridad y que nos encanta verdaderamente estar con ellos".




Ver en tamaño original aquí

El 2 de abril es el Día del Veterano y de los Caídos en la guerra de Malvinas. En esa fecha, tropas argentinas –por orden de la Junta Militar en el poder desde el golpe de Estado de 1976– desembarcaron en las islas. El conflicto culminó con la derrota argentina y la fecha recuerda a los ciudadanos argentinos que dieron su vida por el reconocimiento de un derecho soberano.

Esta poesía, que gentilmente ha querido compartir en Mi Sala Amarilla , su autor,  Osvaldo Arena , puede ser un buen recurso para comenzar a abordar el tema en el Nivel Inicial.


Quizás también te interese







Abril deriva del latín "aprilis", palabra derivada de "aprire" (abrir), porque en esta época, en Roma es primavera y comienza a desarrollarse la vegetación. 

2  de Abril: 
<>       Día del Veterano y Caídos en la guerra por las Islas Malvinas.
                    *Como abordar ese día en el Nivel Inicial

<>      Día Mundial del Autismo

 <>     Día Internacional de la literatura infantil y juvenil
                  *Proyecto María Elena Walsh

7 de abril:
<>    Día Mundial de la Salud.


14  de abril:
<>      Día de las Américas
                   *Recursos para el aula

17 al 20 de abril:
<>     Semana Santa
                  *Recursos para Pascuas

19  de abril: 
<>      Día del Aborigen Americano . Día de la Convivencia en la Diversidad Cultural.
                   *Banco de imágenes 

 22 de abril: 
 <>      Día de la Tierra
                    *Banco de imágenes

23 de abril: 
<>      Día del Idioma.
               
<>       Día Mundial del libro y derecho de autor
                   *Ideas para festejar el día del libro
                    *Banco de imágenes

29 de abril: 
<>      Día del Animal
                 *Proyecto día del animal
                 *Imágenes y manualidades



El derecho a la identidad constituye un derecho personalísimo ligado a los derechos  a la vida, la libertad, la justicia y la integridad de las personas.
Sus manifestaciones exceden la identificación jurídica e involucra aspectos psicológicos, espirituales, biológicos, sociales y culturales.
La familia desempeña un papel primordial en la transmisión de la cultura y en la construcción de la subjetividad y la identidad. El niñ@ al nacer, se identificará primeramente con su familia.
Se lo reconocerá con un nombre, inscripción simbólica que no es sólo un nombre, sino su nombre propio, pues incluye la historia del apellido, la “novela familiar”, y una ubicación en el árbol genealógico.
El niñ@ se nombra a sí mismo como lo nombran.  Al nombrarse nombra su relación con sus padres, y así su ubicación en el sistema del parentesco.
La forma y expresividad particular de cada cuerpo y la historia personal son elementos fundantes de una identidad a la que aludimos con el nombre propio.

Una buen  recurso para abordar en la escuela el derecho a tener un nombre y una nacionalidad es a partir del análisis del siguiente texto de  Mirta Goldberg, publicado en la serie de cuentos para los derechos del niño, Cuento con Vos.

¿Quién le puso el nombre a la luna? 




¿Quién le puso el nombre a la luna?

¿Habrá sido la laguna, que de tanto verla por la noche decidió llamarla luna?





¿Quién le puso el nombre al elefante?


¿Habrá sido el vigilante, un día que paseaba muy campante?



¿Quién le puso el nombre a las rosas?



¿Quién le pone el nombre a las cosas?

Yo lo pienso todos los días.


¿Habrá un señor que se llama Pone nombres que saca los nombres de la Nombrería?


¿O la arena sola decidió llamarse arena y el mar solo decidió llamarse mar?


¿Cómo será?


(Menos mal que a mí me puso el nombre mi mamá).



Actividades sugeridas luego de narrar el cuento: 

  • Conversar acerca de los nombres de cada uno: los niños, las niñas, la señorita, los papás, las mamás, etc.
  • Preguntar y preguntarse si alguno de los nombres se repite y destacar que aún cuando los nombres sean iguales, las personas son diferentes, únicas, singulares.
  • Contar quién eligió sus nombres y el motivo de la elección. El que lo desconozca, averiguarlo en casa.
  • Imaginar que somos Pone Nombres y tenemos una Nombrería ¿Cuál sería el nombre que elegiríamos para nosotros?
  • Confeccionar títeres con los personajes del cuento: la luna, el elefante, la rosa. Utilizar diferentes recursos: papel, medias, mates, globos, manoplas, etc.
  • Imaginar diálogos entre los personajes. Escribir una breve obra de títeres en la que los personajes dialoguen sobre rasgos de su identidad: nombre, apodo, nacionalidad, juegos que les atraen, comidas, películas, lugares de preferencia, etc.
  • Efectuar la presentación organizados en distintos grupos.
  • Recrear la presentación a través de dramatizaciones o pantomimas.
  • Discutir qué rasgos se representaron con mayor exactitud y cuáles no.
  • Crear situaciones cotidianas, comunes a todos los niños, donde cada uno pueda asumir libremente distintos roles, recreando grupalmente vivencias propias y expresando en ellas sus sentimientos.
  • Realizar juegos de mímicas utilizando sólo la expresión del rostro. El resto de los niños interpretarán lo que los mimos quieren decir.
  • Poner en práctica juegos de expresión corporal usando máscaras de papel sin expresión para que “el mensaje” se transmita exclusivamente a través del cuerpo.
  • Recopilar material referente a distintos grupos étnicos: cuentos, leyendas, canciones, relatos, manifestaciones artísticas, documentos testimoniales, estilos de relación, modos de entender la economía, la política, sociedad, etc.

Fuente :
http://www.docente.mendoza.edu.ar/


Otro cuento y actividades para trabajar la identidad:

Nació mi nombre ( cuento de Ana Gracia)
Nació mi nombre (vídeo cuento ilustrado por Pilar Argés)




 

 La Down Syndrome International propuso instituir este día para promover en la sociedad el conocimiento y la comprensión de las personas con síndrome de Down. Se trata  de  apoyarlos, respetarlos y reconocer su dignidad, sus derechos y su bienestar para que puedan tener una buena calidad de vida.

La fecha no es casual, y es que hoy es el 21-3, que nos recuerda la triplicación del cromosoma 21.
Su nombre se debe a John Langdom Haydon Down, quien fue el primero en describir esta condición en 1866, aunque desconocía sus causas. Luego, Jerôme Lejeune, en 1958, fue quien descubrió en la alteración del cromosoma 21 la causa de la discapacidad.

Pautas para la estimulación y educación de un niño con Síndrome de Down
Fuente: Down 21 España

1. Su aprendizaje se realiza a ritmo lento.

 Debemos brindarle mayor número de experiencias y muy variadas, para que aprenda lo que le enseñamos.

2. Se fatiga rápidamente, su atención no se mantiene por un tiempo prolongado.

 Inicialmente debemos trabajar con él durante periodos cortos y prolongarlos poco a poco.

3. Su interés por la actividad a veces está ausente o se sostiene por poco tiempo.

 Debemos motivarlo con alegría y con objetos llamativos y variados para que se interese en la actividad.

4. Muchas veces no puede realizar la actividad solo.

Debemos ayudarle y guiarle a realizar la actividad, hasta que la pueda hacer solo.

5. La curiosidad por conocer y explorar lo que le rodea está limitada.

 Debemos despertar en él interés por los objetos y personas que le rodean, acercándonos y mostrándole las cosas agradables y llamativas.

6. Le cuesta trabajo recordar lo que ha hecho y conocido.

 Debemos repetir muchas veces las tareas ya realizadas, para que recuerde cómo se hacen y para qué sirven.

7. No se organiza para aprender de los acontecimientos de la vida diaria.

 Debemos ayudarle siempre a aprovechar todos los hechos que ocurren a su alrededor y su utilidad, relacionando los conceptos con lo aprendido en "clase".

8. Es lento en responder a las órdenes que le damos.

 Debemos esperar con paciencia, ayudarle estimulándole al mismo tiempo a dar una respuesta cada vez más rápida.

9. No se le ocurre inventar o buscar situaciones nuevas.

 Debemos conducirle a explorar situaciones nuevas, a tener iniciativas.

10. Tiene dificultad en solucionar problemas nuevos, aunque éstos sean parecidos a otros vividos anteriormente.

 Debemos trabajar permanentemente dándole oportunidades de resolver situaciones de la vida diaria, no anticipándonos, ni respondiendo en su lugar.

11. Puede aprender mejor cuando ha obtenido éxito en las actividades anteriores.

 Debemos conocer en qué orden se le debe enseñar, ofrecerle muchas oportunidades de éxito, secuenciar bien las dificultades.

12. Cuando conoce de inmediato los resultados positivos de su actividad, se interesa más en seguir colaborando.

 Debemos decirle siempre lo mucho que se ha esforzado o que ha trabajado y animarle por el éxito que ha logrado. Así se obtiene mayor interés y tolera más tiempo de trabajo.

13. Cuando participa activamente en la tarea, la aprende mejor y la olvida menos.

 Debemos planear actividades en las cuales él sea quien intervenga o actúe como persona principal.

14. Cuando se le pide que realice muchas tareas en corto tiempo, se confunde y rechaza la situación.

 Debemos seleccionar las tareas y repartirlas en el tiempo, de forma tal que no le agobie ni le canse.

Para seguir leyendo:
Pautas de trabajo
Adaptaciones curriculares
Educación Inicial

Oración de un niño con síndrome de Down



Señor, hoy he nacido. He partido de tu vida
para vivir con los míos hasta el día que tú decidas.
Señor, hoy he nacido, y en los brazos de mi madre
se confunden las angustias con dos llantos semejantes.
Señor, porque tú lo sabes, porque he nacido distinto?:
distintos son mis ojitos, mis manecitas más gordas
 y mis labios y mi cara son diferentes,
Por eso llora mi madre? Por ello me miran todos?
como queriendo decir:
“Con que pena que has nacido”.
Señor, tú que lo sabes, tú que guías a la mente, 
diles con tu voz divina que yo también vivo y siento.
Que soy como aquellos arboles más débiles y pequeñitos, 
que soy entre las montañas solamente aquel cerrito.
Diles que juego y que bailo, diles que lloro y que río,
diles que aprendo también y que correré con ellos.
Diles, Señor de los cielos, que yo también soy el hijo, 
que adoro a mis hermanitos cuando se ríen conmigo.
Y al hombre que desde lejos mira mi andar tropecino, 
dile también que me quiera porque yo también soy hijo.
Señor, tú que comprendes cuanta alegría yo siento 
cuando feliz en mi casa con mis queridos juego,
tú que conoces por dentro cuanto sueño, cuanto pienso,
tú que has dado tu vida con idénticos desvelos con que han llegado otros niños,
diles a todos mis anhelos.
Diles que canto y que quiero, diles que juego y que río,
y diles siempre Dios mío que como ellos yo siento.
 



Hoy  20 de marzo de 2014 es un día muy especial para festejar.

En el hemisferio sur comienza el otoño, aunque de forma práctica se diga que comienza el 21, lo cierto es que el equinoccio que produce el cambio de estación suele llegar antes.Y este año el otoño decidió hoy dar  sus primeros pasos acompañado de su paleta y pincel,  dispuesto a pintarlo todo con sus luminosos ocres.

En cambio del otro lado del mundo, es la primavera la que da sus primeros pasos sacudiendo su varita mágica impregnada de colores y aromas en un arco iris renovado.

También hoy, por decisión de la  la ONU, es el Día Internacional de la Felicidad, para reconocer la relevancia de la felicidad y el bienestar como aspiraciones universales de los seres humanos y la importancia de su inclusión en las políticas de gobierno.

Pero particularmente para mí ,es un día especial, porque hoy, 20 de marzo de 2014 ¡¡mi blog cumple 5 años de existencia!!

¡Que mejor día para festejar!  Acompañada con la renovación que trae cada  cambio estación y la alegría de saber que aquello que nació con tanta ilusión  ya es un sueño cumplido que año tras año veo crecer, superando ampliamente mis  expectativas.

Y para no perder el rito de todos los años brindo:

♥ Por los 2.367 seguidores de Mi Sala Amarilla.

 Por los 3.830 suscriptores que reciben mis entradas por correo.

♥ Por más de 7.643.097 visitas que han encontrando un motivo para leer y compartir su tiempo pasando por aquí.

 Por los 154.912 personas que hasta el momento siguen la página por Facebook.

♥ Por tod@s los que han dejado su huella con sus comentarios, con palabras alentadoras y  valiosísimos aportes.

♥ Por los hermosos lazos de amistad que se fueron tejiendo durante este maravilloso recorrido.

Y les digo:

¡¡GRACIAS ,GRACIAS, GRACIAS

POR FORMAR PARTE DE MI SALA AMARILLA!!

Sandra Luz




Acercar a los alumnos al lenguaje poético,  permite  que descubran ya desde pequeños el ritmo de las palabras, jugando con ellas mientras ejercitan su memoria , clarifican la dicción , enriquecen su expresión y aumentan el vocabulario, y todo ello de manera lúdica.
Además es una excelente forma de percibir la belleza del lenguaje y desarrollar la creatividad.

La auténtica poesía para niños no es una poesía fácil, llena de cursilerías y didactismos, sino esencialmente poesía. Reducir la vivencia poética a una enumeración de virtudes, exaltación patriótica o enseñanza de temas escolares es desvirtuar la esencia poética, convertirla, como nos dice Gabriela Mistral, “en un absurdo, que podríamos llamar balbuceos de docentes”.

El buen gusto de los niños hacia la poesía se forma paso a paso, si tienen reiteradas experiencias con buena poesía. Esto presupone que somos los adultos quienes debemos conocer primero cuál es la buena poesía para los niños y, en consecuencia, distinguir las características que debe reunir dicha poesía.
He aquí algunas de ellas:

1. Musicalidad.
El ritmo y la melodía son fuentes primarias de satisfacción en el niño. Un buen poema infantil deberá contar por lo tanto con ritmo y rima fluida, es decir, con una armoniosa distribución de sonidos y acentos que se sucedan en un tiempo exacto, sonoridad cadenciada que esté cercana al canto. En los primeros contactos con la poesía se deben priorizar los poemas rimados a los de versos libres. El estribillo, palabras o frases que se repiten, así como la aliteración, juego sonoro de palabras, son también elementos fónicos de esta característica.

2.  Brevedad.
La brevedad en su desarrollo es otra característica de la poesía infantil. Paulatinamente se les irá presentando a los niños poemas que cuenten con un mayor número de versos. No obstante, es interesante señalar que aún cuando se trate de un poema relativamente largo, el niño lo disfruta con frecuencia siempre que el poema desarrolle una anécdota, es decir, que sea una suerte de cuento en verso.

3.  Sencillez.
Aunque la poesía tiende a suscitar una respuesta emocional, se crea entorno a ciertas ideas que el niño debe comprender. En este sentido, el contenido del poema debe ser sencillo, de ningún modo vulgar, que infunda en la experiencia cotidiana del niño un sentido nuevo, revelador, ya sea movilizando su imaginación, divirtiéndolo o asombrándolo. Debe haber alguna base común entre las vivencias del niño y las comprendidas en el poema.

4. Estética literaria.
Los niños captan primero el matiz afectivo de las palabras y luego su significado. El valor de toda poesía radica en sugerir, en despertar, en provocar una respuesta emocional, no apelando únicamente al significado literal aunque éste también sea importante. Es por ello que las palabras de un buen poema infantil han de ser connotativas, sensorialmente ricas en imágenes, expresivas, precisas en su definición, vigorosas. Han de hablar a los sentidos y estimular la imaginación, ya sea para provocar la risa del niño, su sorpresa o su simpatía.

El primer contacto de los niños con la poesía lo experimentan a través del folklore. Con las retahílas, rimas, canciones de rondas y juego, trabalenguas y adivinanzas entran de lleno en la riqueza, vigor y plasticidad de la lengua. Este primer acercamiento oral y espontáneo, nos marca la pauta sobre cómo debemos iniciar el trabajo de la poesía en clase: JUGANDO.

Una vez elegido el poema que queremos presentarles, nuestro principal objetivo será que los niños capten su fuerza expresiva, su magia. Para ello se recitará, se representará mímicamente, se palmearán las sílabas y los versos siguiendo distintos ritmos, se formarán coros para que repitan palabras, versos, estribillos, sílabas, vocales...
Recurriremos también a la expresión plástica para que lo ilustren (dibujo o modelado con plastilina), o a la dramática (títeres, máscaras), e incluso a la musical cantando poesías con melodías que conozcan los niños, o usando instrumentos de percusión o de otro tipo

Otras actividades

  • Armar un libro viajero de poesías recolectando el material presentado en la sala e invitando a las familias a realizar otros aportes.
  • Cambiar algún verso y reconstruir  la poesía: crear, recrear, transformar, reconstruir, a partir de un poemita conocido. Así se van familiarizando con las rimas.
  • Jugar con la voz repitiendo la poesía a la vez que la vaya recitando el maestro/a :hablando como un gigante, como un enano, aburridos, muy tristes, muy alegres...
  • Hacer el eco : un grupo empieza un verso y otro grupo termina.
  • Jugar con el cuerpo : inventamos gestos a la vez que se recita el poema, nos vamos levantando y agachando alternativamente de un verso a otro.


Recursos

Poesías para dibujar:

Retahilas

Adivinanzas

Rimas de sorteo

Juegos con rondas

Rima para contar y cantar

Secuencia didáctica con la rima "Había una vieja virueja..."

El rey de papel (poesía para cantar, hacer coros)

En una cajita de fósforos (poesía para imaginar)

Se mató un tomate (poesía para representar)

¿Qué es la primavera? (poesía para inventar)

Proyecto Día Mundial de la Poesia

Caligramas





Las adivinanzas favorecen, entre otras cosas, el desarrollo del proceso de formación de conceptos en el niño, puesto que al buscar la respuesta correcta, es necesario que él discrimine entre las múltiples características de un objeto y trate de ubicar lo esencial.

Pero nadie puede negar su carácter lúdico pues éstas son ante todo un juego, un pasatiempo que consiste en armar rompecabezas verbales para poder apreciar la imagen buscada.
De ahí que las adivinanzas son un excelente recurso que toda maestra debe tener siempre a mano.

En esta entrada  les ofrezco una colección de adivinanzas sobre útiles escolares que pueden venir muy bien para el inicio de clases.


View more presentations or Upload your own.

Otras colecciones de adivinanzas








Cada año después de la vacaciones de verano, la vida nos da la oportunidad de volver a empezar. Los adultos, las niñas  y los niños revisamos nuestras herramientas de trabajo y, aunque la mochila sea la misma, ordenamos, tiramos lo que ya no sirve, seleccionamos nuevas cosas que nos pueden acompañar durante el nuevo período y reacondicionamos otras que ya tenemos, simplemente porque queremos que sigan junto a nosotros.

Pero hay una mochila, la mochila del alma - esa que arrastramos con el corazón -, donde guardamos muchas experiencias; recuerdos, alegrías y tristezas, triunfos y fracasos, orgullos y vergüenzas.

Esta mochila es la que mejor  tenemos que preparar - no sólo  en el colegio -  para que este nuevo año sea el mejor.

Un nuevo año escolar es un enorme signo de interrogación, un desafío, una inquietud, una emoción que está dispuesta para que avancemos sobre ella.

Todos, desde la maestra, el maestro, cada niña,cada niño, pasando por las directora o el director del colegio deberíamos revisar que traemos de nuevo para compartir, que quisiéramos dejar de lado, que necesitaríamos mejorar, cuantas ganas y miedos tenemos guardados.

¿ Y si comenzamos revisando nuestras mochila?

(Texto adaptado de Red escolar)


A todas las maestras jardineras les dedico este vídeo de Elena Santa Cruz , maestra y titiritera argentina. Nadie como ella interpreta tan bien lo que sentimos cada comienzo de año y sabe de nuestra  misión que  define como la de ser " genuinos abanderados de la esperanza" .




¡Feliz inicio maestros! 

Sigamos soñando con la posibilidad de educar
 para construir un mundo mejor .

Sandra Luz




Esta colección de adivinanzas puede resultar muy útil  para que los niños identifiquen distintas partes del cuerpo humano.

.



 Huellas de la Infancia me acerca este artículo de Alicia Bayer, una mujer norteamericana que se interesa por los temas de infancia y educación...me pareció excelente y lo comparto:

"Hace poco, en un foro sobre la educación de los hijos, leí una entrada de una madre preocupada porque sus hijos, de cuatro años y año y medio, no sabían lo suficiente. "¿Qué debe saber un niño de cuatro años?", preguntaba.

Las respuestas que leí no solo me entristecieron sino que me irritaron. Una madre indicaba una lista de todas las cosas que sabía su hijo. Contar hasta 100, los planetas, escribir su nombre y apellido, y así sucesivamente. Otras presumían de que sus hijos sabían muchas más cosas, incluso los de tres años. Algunas incluían enlaces a páginas con listas de lo que debe saber un niño a cada edad. Solo unas pocas decían que cada niño se desarrolla a su propio ritmo y que no hay que preocuparse.

Me molestó mucho que la respuesta de esas mujeres a una madre angustiada fuera añadirle más preocupación, con listas de todo lo que sabían hacer sus hijos y los de ella no. Somos una cultura tan competitiva que hasta nuestros niños en edad preescolar se han convertido en trofeos de los que presumir. La infancia no debe ser una carrera.

Por todo ello, he decidido proponer mi lista de lo que debe saber un niño (o una niña) de cuatro años:

1.Debe saber que lo quieren por completo, incondicionalmente y en todo momento.

2.Debe saber que está a salvo y además cómo mantenerse a salvo en lugares públicos, con otra gente y en distintas situaciones. Debe saber que tiene que fiarse de su instinto cuando conozca a alguien y que nunca tiene que hacer algo que no le parezca apropiado, se lo pida quien se lo pida. Debe conocer sus derechos y que su familia siempre lo va a apoyar.

3.Debe saber reír y utilizar su imaginación. Debe saber que nunca pasa nada por pintar el cielo de color naranja o dibujar gatos con seis patas.

4.Debe saber lo que le gusta y tener la seguridad de que se le va a dejar dedicarse a ello. Si no le apetece nada aprender los números, sus padres tienen que darse cuenta de que ya los aprenderá, casi sin querer, y dejar que en cambio se dedique a las naves espaciales, los dinosaurios, a dibujar o a jugar en el barro.

5.Debe saber que el mundo es mágico y él también. Debe saber que es fantástico, listo, creativo, compasivo y maravilloso. Debe saber que pasar el día al aire libre haciendo collares de flores, pasteles de barro y casitas de cuentos de hadas es tan importante como aprender los números. Mejor dicho, mucho más.

Pero más importante es lo que deben saber los padres:

1.Que cada niño aprende a andar, hablar, leer y hacer cálculos a su propio ritmo, y que eso no influye en absoluto en cómo de bien ande, hable, lea o haga cálculos después.

2.Que el factor que más influye en el buen rendimiento académico y las buenas notas en el futuro no son los manuales, ni las guarderías elegantes, ni los juguetes caros, sino que mamá o papá dediquen un rato cada día o cada noche (o ambos) a compartir momentos de juego, lectura, dibujos y risas con sus hijos.

3.Que ser el niño más listo o más estudioso de la clase nunca ha significado ser el más feliz. Estamos tan obsesionados por tratar de dar a nuestros hijos todas las "ventajas" que lo que les estamos dando son unas vidas tan pluriempleadas y llenas de tensión como las nuestras. Una de las mejores cosas que podemos ofrecer a nuestros hijos es una niñez sencilla y despreocupada.

4.Que nuestros niños merecen vivir rodeados de libros, naturaleza, utensilios artísticos y, lo más importante, libertad para explorarlos. La mayoría de nosotros podríamos deshacernos del 90% de los juguetes de nuestros hijos y no los echarían de menos, pero algunos son importantes: juguetes creativos como los LEGO y los de encastre, una buena cantidad de témperas y plastilinas, los instrumentos musicales, los disfraces, y libros y más libros. Necesitan libertad para explorar con estas y otras cosas, amasar pan y ponerlo todo perdido, usar pintura, plastilina y purpurina en la mesa de la cocina mientras hacemos la cena aunque lo salpiquen todo, tener un rincón en el jardín en que puedan arrancar la hierba y hacer un cajón de barro.

5.Que nuestros hijos necesitan tenernos más. Hemos aprendido tan bien eso de que necesitamos cuidar de nosotros mismos que algunos lo usamos como excusa para que otros cuiden de nuestros hijos. Claro que todos necesitamos tiempo para un baño tranquilo, ver a los amigos, un rato para despejar la cabeza y, de vez en cuando, algo de vida aparte de los hijos. Pero vivimos en una época en la que las revistas para padres recomiendan que tratemos de dedicar 10 minutos diarios a cada hijo y prever un sábado al mes dedicado a la familia. ¡Qué horror! Nuestros hijos necesitan la Nintendo, los ordenadores, las actividades extraescolares, las clases de ballet, fútbol e inglés mucho menos de lo que nos necesitan a NOSOTROS. Necesitan a unos padres que se sienten a escuchar su relato de lo que han hecho durante el día, unas madres que se sienten a hacer manualidades con ellos, padres y madres que les lean cuentos y hagan tonterías con ellos. Necesitan que demos paseos con ellos en las noches de primavera sin importarnos que el pequeñajo vaya a 150 metros por hora. Tienen derecho a ayudarnos a hacer la cena aunque tardemos el doble y trabajemos el doble. Tienen derecho a saber que para nosotros son una prioridad y que nos encanta verdaderamente estar con ellos".




Ver en tamaño original aquí

El 2 de abril es el Día del Veterano y de los Caídos en la guerra de Malvinas. En esa fecha, tropas argentinas –por orden de la Junta Militar en el poder desde el golpe de Estado de 1976– desembarcaron en las islas. El conflicto culminó con la derrota argentina y la fecha recuerda a los ciudadanos argentinos que dieron su vida por el reconocimiento de un derecho soberano.

Esta poesía, que gentilmente ha querido compartir en Mi Sala Amarilla , su autor,  Osvaldo Arena , puede ser un buen recurso para comenzar a abordar el tema en el Nivel Inicial.


Quizás también te interese







Abril deriva del latín "aprilis", palabra derivada de "aprire" (abrir), porque en esta época, en Roma es primavera y comienza a desarrollarse la vegetación. 

2  de Abril: 
<>       Día del Veterano y Caídos en la guerra por las Islas Malvinas.
                    *Como abordar ese día en el Nivel Inicial

<>      Día Mundial del Autismo

 <>     Día Internacional de la literatura infantil y juvenil
                  *Proyecto María Elena Walsh

7 de abril:
<>    Día Mundial de la Salud.


14  de abril:
<>      Día de las Américas
                   *Recursos para el aula

17 al 20 de abril:
<>     Semana Santa
                  *Recursos para Pascuas

19  de abril: 
<>      Día del Aborigen Americano . Día de la Convivencia en la Diversidad Cultural.
                   *Banco de imágenes 

 22 de abril: 
 <>      Día de la Tierra
                    *Banco de imágenes

23 de abril: 
<>      Día del Idioma.
               
<>       Día Mundial del libro y derecho de autor
                   *Ideas para festejar el día del libro
                    *Banco de imágenes

29 de abril: 
<>      Día del Animal
                 *Proyecto día del animal
                 *Imágenes y manualidades



El derecho a la identidad constituye un derecho personalísimo ligado a los derechos  a la vida, la libertad, la justicia y la integridad de las personas.
Sus manifestaciones exceden la identificación jurídica e involucra aspectos psicológicos, espirituales, biológicos, sociales y culturales.
La familia desempeña un papel primordial en la transmisión de la cultura y en la construcción de la subjetividad y la identidad. El niñ@ al nacer, se identificará primeramente con su familia.
Se lo reconocerá con un nombre, inscripción simbólica que no es sólo un nombre, sino su nombre propio, pues incluye la historia del apellido, la “novela familiar”, y una ubicación en el árbol genealógico.
El niñ@ se nombra a sí mismo como lo nombran.  Al nombrarse nombra su relación con sus padres, y así su ubicación en el sistema del parentesco.
La forma y expresividad particular de cada cuerpo y la historia personal son elementos fundantes de una identidad a la que aludimos con el nombre propio.

Una buen  recurso para abordar en la escuela el derecho a tener un nombre y una nacionalidad es a partir del análisis del siguiente texto de  Mirta Goldberg, publicado en la serie de cuentos para los derechos del niño, Cuento con Vos.

¿Quién le puso el nombre a la luna? 




¿Quién le puso el nombre a la luna?

¿Habrá sido la laguna, que de tanto verla por la noche decidió llamarla luna?





¿Quién le puso el nombre al elefante?


¿Habrá sido el vigilante, un día que paseaba muy campante?



¿Quién le puso el nombre a las rosas?



¿Quién le pone el nombre a las cosas?

Yo lo pienso todos los días.


¿Habrá un señor que se llama Pone nombres que saca los nombres de la Nombrería?


¿O la arena sola decidió llamarse arena y el mar solo decidió llamarse mar?


¿Cómo será?


(Menos mal que a mí me puso el nombre mi mamá).



Actividades sugeridas luego de narrar el cuento: 

  • Conversar acerca de los nombres de cada uno: los niños, las niñas, la señorita, los papás, las mamás, etc.
  • Preguntar y preguntarse si alguno de los nombres se repite y destacar que aún cuando los nombres sean iguales, las personas son diferentes, únicas, singulares.
  • Contar quién eligió sus nombres y el motivo de la elección. El que lo desconozca, averiguarlo en casa.
  • Imaginar que somos Pone Nombres y tenemos una Nombrería ¿Cuál sería el nombre que elegiríamos para nosotros?
  • Confeccionar títeres con los personajes del cuento: la luna, el elefante, la rosa. Utilizar diferentes recursos: papel, medias, mates, globos, manoplas, etc.
  • Imaginar diálogos entre los personajes. Escribir una breve obra de títeres en la que los personajes dialoguen sobre rasgos de su identidad: nombre, apodo, nacionalidad, juegos que les atraen, comidas, películas, lugares de preferencia, etc.
  • Efectuar la presentación organizados en distintos grupos.
  • Recrear la presentación a través de dramatizaciones o pantomimas.
  • Discutir qué rasgos se representaron con mayor exactitud y cuáles no.
  • Crear situaciones cotidianas, comunes a todos los niños, donde cada uno pueda asumir libremente distintos roles, recreando grupalmente vivencias propias y expresando en ellas sus sentimientos.
  • Realizar juegos de mímicas utilizando sólo la expresión del rostro. El resto de los niños interpretarán lo que los mimos quieren decir.
  • Poner en práctica juegos de expresión corporal usando máscaras de papel sin expresión para que “el mensaje” se transmita exclusivamente a través del cuerpo.
  • Recopilar material referente a distintos grupos étnicos: cuentos, leyendas, canciones, relatos, manifestaciones artísticas, documentos testimoniales, estilos de relación, modos de entender la economía, la política, sociedad, etc.

Fuente :
http://www.docente.mendoza.edu.ar/


Otro cuento y actividades para trabajar la identidad:

Nació mi nombre ( cuento de Ana Gracia)
Nació mi nombre (vídeo cuento ilustrado por Pilar Argés)




 

 La Down Syndrome International propuso instituir este día para promover en la sociedad el conocimiento y la comprensión de las personas con síndrome de Down. Se trata  de  apoyarlos, respetarlos y reconocer su dignidad, sus derechos y su bienestar para que puedan tener una buena calidad de vida.

La fecha no es casual, y es que hoy es el 21-3, que nos recuerda la triplicación del cromosoma 21.
Su nombre se debe a John Langdom Haydon Down, quien fue el primero en describir esta condición en 1866, aunque desconocía sus causas. Luego, Jerôme Lejeune, en 1958, fue quien descubrió en la alteración del cromosoma 21 la causa de la discapacidad.

Pautas para la estimulación y educación de un niño con Síndrome de Down
Fuente: Down 21 España

1. Su aprendizaje se realiza a ritmo lento.

 Debemos brindarle mayor número de experiencias y muy variadas, para que aprenda lo que le enseñamos.

2. Se fatiga rápidamente, su atención no se mantiene por un tiempo prolongado.

 Inicialmente debemos trabajar con él durante periodos cortos y prolongarlos poco a poco.

3. Su interés por la actividad a veces está ausente o se sostiene por poco tiempo.

 Debemos motivarlo con alegría y con objetos llamativos y variados para que se interese en la actividad.

4. Muchas veces no puede realizar la actividad solo.

Debemos ayudarle y guiarle a realizar la actividad, hasta que la pueda hacer solo.

5. La curiosidad por conocer y explorar lo que le rodea está limitada.

 Debemos despertar en él interés por los objetos y personas que le rodean, acercándonos y mostrándole las cosas agradables y llamativas.

6. Le cuesta trabajo recordar lo que ha hecho y conocido.

 Debemos repetir muchas veces las tareas ya realizadas, para que recuerde cómo se hacen y para qué sirven.

7. No se organiza para aprender de los acontecimientos de la vida diaria.

 Debemos ayudarle siempre a aprovechar todos los hechos que ocurren a su alrededor y su utilidad, relacionando los conceptos con lo aprendido en "clase".

8. Es lento en responder a las órdenes que le damos.

 Debemos esperar con paciencia, ayudarle estimulándole al mismo tiempo a dar una respuesta cada vez más rápida.

9. No se le ocurre inventar o buscar situaciones nuevas.

 Debemos conducirle a explorar situaciones nuevas, a tener iniciativas.

10. Tiene dificultad en solucionar problemas nuevos, aunque éstos sean parecidos a otros vividos anteriormente.

 Debemos trabajar permanentemente dándole oportunidades de resolver situaciones de la vida diaria, no anticipándonos, ni respondiendo en su lugar.

11. Puede aprender mejor cuando ha obtenido éxito en las actividades anteriores.

 Debemos conocer en qué orden se le debe enseñar, ofrecerle muchas oportunidades de éxito, secuenciar bien las dificultades.

12. Cuando conoce de inmediato los resultados positivos de su actividad, se interesa más en seguir colaborando.

 Debemos decirle siempre lo mucho que se ha esforzado o que ha trabajado y animarle por el éxito que ha logrado. Así se obtiene mayor interés y tolera más tiempo de trabajo.

13. Cuando participa activamente en la tarea, la aprende mejor y la olvida menos.

 Debemos planear actividades en las cuales él sea quien intervenga o actúe como persona principal.

14. Cuando se le pide que realice muchas tareas en corto tiempo, se confunde y rechaza la situación.

 Debemos seleccionar las tareas y repartirlas en el tiempo, de forma tal que no le agobie ni le canse.

Para seguir leyendo:
Pautas de trabajo
Adaptaciones curriculares
Educación Inicial

Oración de un niño con síndrome de Down



Señor, hoy he nacido. He partido de tu vida
para vivir con los míos hasta el día que tú decidas.
Señor, hoy he nacido, y en los brazos de mi madre
se confunden las angustias con dos llantos semejantes.
Señor, porque tú lo sabes, porque he nacido distinto?:
distintos son mis ojitos, mis manecitas más gordas
 y mis labios y mi cara son diferentes,
Por eso llora mi madre? Por ello me miran todos?
como queriendo decir:
“Con que pena que has nacido”.
Señor, tú que lo sabes, tú que guías a la mente, 
diles con tu voz divina que yo también vivo y siento.
Que soy como aquellos arboles más débiles y pequeñitos, 
que soy entre las montañas solamente aquel cerrito.
Diles que juego y que bailo, diles que lloro y que río,
diles que aprendo también y que correré con ellos.
Diles, Señor de los cielos, que yo también soy el hijo, 
que adoro a mis hermanitos cuando se ríen conmigo.
Y al hombre que desde lejos mira mi andar tropecino, 
dile también que me quiera porque yo también soy hijo.
Señor, tú que comprendes cuanta alegría yo siento 
cuando feliz en mi casa con mis queridos juego,
tú que conoces por dentro cuanto sueño, cuanto pienso,
tú que has dado tu vida con idénticos desvelos con que han llegado otros niños,
diles a todos mis anhelos.
Diles que canto y que quiero, diles que juego y que río,
y diles siempre Dios mío que como ellos yo siento.
 



Hoy  20 de marzo de 2014 es un día muy especial para festejar.

En el hemisferio sur comienza el otoño, aunque de forma práctica se diga que comienza el 21, lo cierto es que el equinoccio que produce el cambio de estación suele llegar antes.Y este año el otoño decidió hoy dar  sus primeros pasos acompañado de su paleta y pincel,  dispuesto a pintarlo todo con sus luminosos ocres.

En cambio del otro lado del mundo, es la primavera la que da sus primeros pasos sacudiendo su varita mágica impregnada de colores y aromas en un arco iris renovado.

También hoy, por decisión de la  la ONU, es el Día Internacional de la Felicidad, para reconocer la relevancia de la felicidad y el bienestar como aspiraciones universales de los seres humanos y la importancia de su inclusión en las políticas de gobierno.

Pero particularmente para mí ,es un día especial, porque hoy, 20 de marzo de 2014 ¡¡mi blog cumple 5 años de existencia!!

¡Que mejor día para festejar!  Acompañada con la renovación que trae cada  cambio estación y la alegría de saber que aquello que nació con tanta ilusión  ya es un sueño cumplido que año tras año veo crecer, superando ampliamente mis  expectativas.

Y para no perder el rito de todos los años brindo:

♥ Por los 2.367 seguidores de Mi Sala Amarilla.

 Por los 3.830 suscriptores que reciben mis entradas por correo.

♥ Por más de 7.643.097 visitas que han encontrando un motivo para leer y compartir su tiempo pasando por aquí.

 Por los 154.912 personas que hasta el momento siguen la página por Facebook.

♥ Por tod@s los que han dejado su huella con sus comentarios, con palabras alentadoras y  valiosísimos aportes.

♥ Por los hermosos lazos de amistad que se fueron tejiendo durante este maravilloso recorrido.

Y les digo:

¡¡GRACIAS ,GRACIAS, GRACIAS

POR FORMAR PARTE DE MI SALA AMARILLA!!

Sandra Luz




Acercar a los alumnos al lenguaje poético,  permite  que descubran ya desde pequeños el ritmo de las palabras, jugando con ellas mientras ejercitan su memoria , clarifican la dicción , enriquecen su expresión y aumentan el vocabulario, y todo ello de manera lúdica.
Además es una excelente forma de percibir la belleza del lenguaje y desarrollar la creatividad.

La auténtica poesía para niños no es una poesía fácil, llena de cursilerías y didactismos, sino esencialmente poesía. Reducir la vivencia poética a una enumeración de virtudes, exaltación patriótica o enseñanza de temas escolares es desvirtuar la esencia poética, convertirla, como nos dice Gabriela Mistral, “en un absurdo, que podríamos llamar balbuceos de docentes”.

El buen gusto de los niños hacia la poesía se forma paso a paso, si tienen reiteradas experiencias con buena poesía. Esto presupone que somos los adultos quienes debemos conocer primero cuál es la buena poesía para los niños y, en consecuencia, distinguir las características que debe reunir dicha poesía.
He aquí algunas de ellas:

1. Musicalidad.
El ritmo y la melodía son fuentes primarias de satisfacción en el niño. Un buen poema infantil deberá contar por lo tanto con ritmo y rima fluida, es decir, con una armoniosa distribución de sonidos y acentos que se sucedan en un tiempo exacto, sonoridad cadenciada que esté cercana al canto. En los primeros contactos con la poesía se deben priorizar los poemas rimados a los de versos libres. El estribillo, palabras o frases que se repiten, así como la aliteración, juego sonoro de palabras, son también elementos fónicos de esta característica.

2.  Brevedad.
La brevedad en su desarrollo es otra característica de la poesía infantil. Paulatinamente se les irá presentando a los niños poemas que cuenten con un mayor número de versos. No obstante, es interesante señalar que aún cuando se trate de un poema relativamente largo, el niño lo disfruta con frecuencia siempre que el poema desarrolle una anécdota, es decir, que sea una suerte de cuento en verso.

3.  Sencillez.
Aunque la poesía tiende a suscitar una respuesta emocional, se crea entorno a ciertas ideas que el niño debe comprender. En este sentido, el contenido del poema debe ser sencillo, de ningún modo vulgar, que infunda en la experiencia cotidiana del niño un sentido nuevo, revelador, ya sea movilizando su imaginación, divirtiéndolo o asombrándolo. Debe haber alguna base común entre las vivencias del niño y las comprendidas en el poema.

4. Estética literaria.
Los niños captan primero el matiz afectivo de las palabras y luego su significado. El valor de toda poesía radica en sugerir, en despertar, en provocar una respuesta emocional, no apelando únicamente al significado literal aunque éste también sea importante. Es por ello que las palabras de un buen poema infantil han de ser connotativas, sensorialmente ricas en imágenes, expresivas, precisas en su definición, vigorosas. Han de hablar a los sentidos y estimular la imaginación, ya sea para provocar la risa del niño, su sorpresa o su simpatía.

El primer contacto de los niños con la poesía lo experimentan a través del folklore. Con las retahílas, rimas, canciones de rondas y juego, trabalenguas y adivinanzas entran de lleno en la riqueza, vigor y plasticidad de la lengua. Este primer acercamiento oral y espontáneo, nos marca la pauta sobre cómo debemos iniciar el trabajo de la poesía en clase: JUGANDO.

Una vez elegido el poema que queremos presentarles, nuestro principal objetivo será que los niños capten su fuerza expresiva, su magia. Para ello se recitará, se representará mímicamente, se palmearán las sílabas y los versos siguiendo distintos ritmos, se formarán coros para que repitan palabras, versos, estribillos, sílabas, vocales...
Recurriremos también a la expresión plástica para que lo ilustren (dibujo o modelado con plastilina), o a la dramática (títeres, máscaras), e incluso a la musical cantando poesías con melodías que conozcan los niños, o usando instrumentos de percusión o de otro tipo

Otras actividades

  • Armar un libro viajero de poesías recolectando el material presentado en la sala e invitando a las familias a realizar otros aportes.
  • Cambiar algún verso y reconstruir  la poesía: crear, recrear, transformar, reconstruir, a partir de un poemita conocido. Así se van familiarizando con las rimas.
  • Jugar con la voz repitiendo la poesía a la vez que la vaya recitando el maestro/a :hablando como un gigante, como un enano, aburridos, muy tristes, muy alegres...
  • Hacer el eco : un grupo empieza un verso y otro grupo termina.
  • Jugar con el cuerpo : inventamos gestos a la vez que se recita el poema, nos vamos levantando y agachando alternativamente de un verso a otro.


Recursos

Poesías para dibujar:

Retahilas

Adivinanzas

Rimas de sorteo

Juegos con rondas

Rima para contar y cantar

Secuencia didáctica con la rima "Había una vieja virueja..."

El rey de papel (poesía para cantar, hacer coros)

En una cajita de fósforos (poesía para imaginar)

Se mató un tomate (poesía para representar)

¿Qué es la primavera? (poesía para inventar)

Proyecto Día Mundial de la Poesia

Caligramas





Las adivinanzas favorecen, entre otras cosas, el desarrollo del proceso de formación de conceptos en el niño, puesto que al buscar la respuesta correcta, es necesario que él discrimine entre las múltiples características de un objeto y trate de ubicar lo esencial.

Pero nadie puede negar su carácter lúdico pues éstas son ante todo un juego, un pasatiempo que consiste en armar rompecabezas verbales para poder apreciar la imagen buscada.
De ahí que las adivinanzas son un excelente recurso que toda maestra debe tener siempre a mano.

En esta entrada  les ofrezco una colección de adivinanzas sobre útiles escolares que pueden venir muy bien para el inicio de clases.


View more presentations or Upload your own.

Otras colecciones de adivinanzas








Cada año después de la vacaciones de verano, la vida nos da la oportunidad de volver a empezar. Los adultos, las niñas  y los niños revisamos nuestras herramientas de trabajo y, aunque la mochila sea la misma, ordenamos, tiramos lo que ya no sirve, seleccionamos nuevas cosas que nos pueden acompañar durante el nuevo período y reacondicionamos otras que ya tenemos, simplemente porque queremos que sigan junto a nosotros.

Pero hay una mochila, la mochila del alma - esa que arrastramos con el corazón -, donde guardamos muchas experiencias; recuerdos, alegrías y tristezas, triunfos y fracasos, orgullos y vergüenzas.

Esta mochila es la que mejor  tenemos que preparar - no sólo  en el colegio -  para que este nuevo año sea el mejor.

Un nuevo año escolar es un enorme signo de interrogación, un desafío, una inquietud, una emoción que está dispuesta para que avancemos sobre ella.

Todos, desde la maestra, el maestro, cada niña,cada niño, pasando por las directora o el director del colegio deberíamos revisar que traemos de nuevo para compartir, que quisiéramos dejar de lado, que necesitaríamos mejorar, cuantas ganas y miedos tenemos guardados.

¿ Y si comenzamos revisando nuestras mochila?

(Texto adaptado de Red escolar)


A todas las maestras jardineras les dedico este vídeo de Elena Santa Cruz , maestra y titiritera argentina. Nadie como ella interpreta tan bien lo que sentimos cada comienzo de año y sabe de nuestra  misión que  define como la de ser " genuinos abanderados de la esperanza" .




¡Feliz inicio maestros! 

Sigamos soñando con la posibilidad de educar
 para construir un mundo mejor .

Sandra Luz



 
תקנון האתר / site terms   |  אתר מאמרים חדש: triger |  אתר עצומות חדש: petitions